El Servicio Secreto del Reino

No hay límite para lo que un hombre puede hacer o adónde puede ir si no le importa quién se lleva el crédito.

Charles E. Montague

Se sabía qué Ronald Reagan, el 40º presidente de los Estados Unidos, tenía una placa con esta famosa cita en su escritorio. Me parece irónico que el presidente R. Reagan haya recibido más reconocimiento simplemente por colocar la cita enmarcada en su escritorio que por la persona que la escribió.

Me pregunto si fue un recordatorio para él de liderar con humildad, transparencia, sinceridad y con el bienestar de los demás siempre en mente. Obviamente, la cita lo inspiró lo suficiente como para enmarcarla y colocarla donde pudiera verla cada vez que se sentaba en su escritorio.

La cita fue escrita por Charles E. Montague, un periodista inglés nacido a mediados de 1800. Me imagino que al Sr. Montague no le habría importado que el presidente Reagan recibiera más crédito por simplemente poner la cita en su escritorio. Supongo que lo habría honrado.

En Mateo cap.6, vemos el tema de los motivos del reino versus los motivos huecos de los religiosos que deseaban ser vistos más de lo que estaban dispuestos a servir. De hecho, solo estaban dispuestos a servir mientras otros los vieran y reconocieran.

Cuídense de no hacer sus obras de justicia delante de la gente para llamar la atención. Si actúan así, su Padre que está en el cielo no les dará ninguna recompensa.

Mateo 6:1

Jesús se refiere a practicar nuestro dar, orar y ayunar todo en secreto. Jesús no estaba denunciando nunca hacer cosas buenas en público. En realidad, fomentó tanto el servicio público como el privado. Se está refiriendo aquí a los motivos y la condición de nuestro corazón cuando se realizan las buenas obras.

Fácilmente podríamos comenzar a hacer cosas buenas para la audiencia equivocada.

Si estamos haciendo buenas obras por meras apariencias, entonces Dios no es nuestra audiencia principal. Vivimos en una época en la que estamos expuestos y alentados a auto-promocionarnos y producirnos públicamente a través de todas las plataformas de medios disponibles en la punta de nuestros dedos.

No estoy en contra. Pero, no podemos permitir que la misma agenda se realice en la forma en que hacemos el trabajo del reino. Porque la obra del reino no siempre es vista o reconocida por la gente. El Reino de Dios tiene un Servicio Secreto.

Si entiendes y aplicas este concepto, cambiará tu vida en todos los sentidos. Este principio se aplica a su trabajo, familia, relaciones, su iglesia, cualquier posición de liderazgo. Se reflejará en tu carácter.

Esclavos, obedezcan en todo a sus amos terrenales, no solo cuando ellos los estén mirando, como si ustedes quisieran ganarse el favor humano, sino con integridad de corazón y por respeto al Señor. 

Colosenses 3:22

Naturalmente tenemos un deseo de ser reconocidos. Como personas, queremos ser vistos y apreciados. Es lindo ser reconocido por tu arduo trabajo, tu esfuerzo, el sacrificio que pones en un proyecto. Es bueno ser reconocido por tus dones.

Jesús enseña el principio del servicio secreto. Sirviendo sin esperar ser visto, sino sirviendo verdaderamente de corazón. Hacer las cosas correctas para el propósito correcto.

Tenemos que permanecer fieles en la temporada de oscuridad. Algunas de las cosas que crecen en la oscuridad son las cosas que tienden a vivir más tiempo. Como el árbol de bambú. Pasa ~4-5 años bajo tierra o más antes de que algo suceda en la superficie.

Cuando estés más tentado a ser visto, vuelve a sembrar. Es en el proceso subterráneo donde ocurre la fase crítica del crecimiento. Si estamos expuestos demasiado pronto, el resultado puede ser de corta duración. Es por eso que no puede preocuparse demasiado por ser visto demasiado pronto.

No es un castigo, la oscuridad es solo una oportunidad. Es una oportunidad para desarrollarse completamente al máximo potencial antes de salir a la superficie. Dios protegerá en la oscuridad a los que ama y ha llamado a un propósito mayor.

La promesa lleva tiempo. A veces es mejor la ruta más larga y menos transitada para la experiencia, la sabiduría y el enfoque.

La oscuridad nos prepara para el día en que se presente la oportunidad. Hay cosas que debemos pulir y debemos enfrentar solos. Se necesita tiempo para que nuestra mentalidad cambie en el proceso. No tengas prisa por ser visto.

Haz lo correcto sin importar si alguien te ve o no. Concéntrese en que Dios sea siempre su audiencia principal.

Porque Dios pagará a cada uno según lo que merezcan sus obras.

Romanos 2:6

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑

%d bloggers like this: