5 Maneras como el Compararse Debilita tu Carácter 

“La razón por la que luchamos con la inseguridad es porque comparamos nuestras escenas detrás de las escenas con el carrete destacado de todos los demás.”

Steven Furtick

No es un descubrimiento espantoso saber qué la enfermedad mental en América ha aumentado drásticamente en los últimos años. Muchos variables desempeñan un papel y tienen un factor en este dilema.

Según Mental Health America (MHA) con apoyo de Alkermes, Empresas farmacéuticas de Otsuka América y Biociencias de Neurocina; Los estudios han demostrado que antes de la pandemia, el 19.86% de los adultos experimentaron una enfermedad mental y es equivalente a casi 50 millones de estadounidenses.

Además, MHA informa que un creciente porcentaje de jóvenes en los EE. UU. Vive con una depresión mayor y el 60% de ellos no recibe ningún tratamiento de salud mental. 

Con las redes sociales, es una de las principales potencias de auto promoción; los intereses de todos los demás y los paraderos están a nuestro alcance. Consecuentemente, nos lleva a una tendencia que consideraría como naturaleza humana.

Debido a la facilidad de las plataformas de redes sociales, todos somos seducidos en un mundo filtrado; Una realidad que se malinterpreta convenientemente. En algún momento, es probable que todos hemos tenido la tentación de compararnos con otra persona, el estilo de vida moderno o haber tenido la tentación de nivelarse. Bueno, al menos en pensamiento.

Permitir que caigamos en cualquier nivel de comparación puede afectar nuestro estado mental y alterando nuestro estado de ánimo, la forma en que percibimos a nosotros mismos incluyendo nuestras propias vidas. Aquí hay 5 maneras como el compararnos debilita nuestro carácter. 

La comparación te hará cuestionar tu propósito.

“Me pregunto, cómo sería?” o “¿Por qué no puedo tener esa experiencia?” “Si tan solo yo fuera tan privilegiado”. Una vez que estamos consumidos por estos tipos de pensamientos que nos conectan a esta imaginación idealizada, comenzamos a cuestionarlo todo.

Podemos ir tan lejos a cuestionar nuestro propósito en la vida. Puede llevarnos a un lugar oscuro de abandonar nuestra posición actual, olvidando el futuro para lograr lo que nuestra mente nos ha permitido creer.

Cuestionar dónde estamos en la vida o considerando que lo hemos hecho todo equivocado solo nos resolverá con descontento, infelicidad y sentimiento deprimido. Rara vez reconoceremos que todo comenzó con una simple pregunta después de ver la publicación de alguien. 

La comparación te hará sentir la necesidad de competir.

Muchas veces, nuestro primer pensamiento después de ver a alguien con nuevo automóvil, nuevo hogar o reciente reunión de compromiso, por ejemplo, nos hará sentir como si necesitamos demostrar al mundo que también podemos alcanzar lo mismo. Sentirse con la necesidad de competir no siempre se destacará cómo un subproducto de compararnos a los demás, pero la verdad es que es la realidad.

Nuestro propio orgullo nos dirá que debemos mantenernos al día o, al menos, pararnos competitivamente en una carrera fantasmal no mencionada.

Comparar y competir nos eliminará del cumplimiento y la satisfacción de lo que nosotros mismos hemos logrado, dejándonos con el apetito vacante para la validación. 

La comparación te hará sentir confinado en la inferioridad.

Rara vez reconocemos lo excelente que en realidad somos porque no podemos vernos a nosotros mismos. Una vez que permita que su mente le compare con otros, naturalmente, nos asignaremos a la parte de calidad inferior.

Terminando repetidamente en el extremo menor eventualmente debilitara nuestro carácter y afectará nuestra autoestima, actitud y estado de ánimo. La comparación eventualmente conducirá a sentimientos de insuficiencia y un confinamiento en inferioridad. 

La necesidad de validación emerge de la competencia, pero más bien quedándose corto en su mente.

La comparación te hará comprometer tu futuro.

Dios nunca destino a que seas igual a ellos, pero él te hizo único para un propósito único en la vida. Cuando nos comparamos, perdemos la grandeza que podemos lograr simplemente entrando en un carril prestado. En lugar de hacer una huella propia, nos limitamos a una versión réplica y mediocre de otra persona.

Debemos aprender a ser mentalmente fuertes y estar cómodos con nuestra identidad. La única forma en qué adoptamos la idea de que a alguien más es mejor es comparando nosotros mismos y limitamos nuestro potencial único. No comprometa su propia grandeza. 

La comparación disminuye su contribución.

No nos crearon para competir o compararnos entre sí, pero para complementar los dones de los demás y contribuir juntos a este mundo. Como nos crearon en la imagen de Dios, estamos llamados a reflejar su imagen no a replicar la imagen de los demás.

Cuando permitimos que nuestra mente nos convenza de pararnos de lado a otros, disminuimos el poder de nuestra efectividad. Nuestro propósito es de ser descubierto y desarrollado.

Una vez que estamos atrapados en comparación, ya no nos complementamos los unos a otros, sino que inhibimos el impacto potencial de nuestras contribuciones al mundo. 

Salmos 73:21-28 21Se me afligía el corazón y se me amargaba el ánimo 22por mi necedad e ignorancia. ¡Me porté contigo como una bestia! 23Pero yo siempre estoy contigo, pues tú me sostienes de la mano derecha. 24Me guías con tu consejo, y más tarde me acogerás en gloria. 25¿A quién tengo en el cielo sino a ti? Si estoy contigo, ya nada quiero en la tierra. 26Podrán desfallecer mi cuerpo y mi espíritu, pero Dios fortalece mi corazón; él es mi herencia eterna. 27Perecerán los que se alejen de ti; tú destruyes a los que te son infieles. 28Para mí el bien es estar cerca de Dios. He hecho del Señor Soberano mi refugio para contar todas sus obras.

One thought on “5 Maneras como el Compararse Debilita tu Carácter 

Add yours

  1. Buenas tardes, totalmente de acuerdo. Es cierto que a veces olvidamos cuales son nuestros propósitos y metas, esos por los que nos hemos esforzado y no solo hablo de estudios, trabajos….. sino de nuestro propio crecimiento personal, de centrarnos en nosotros mismos creyendo en nuestras posibilidades. Si me permitís yo misma he entrado en uno de esos momentos de debilidad. Hace casi un año tuve la suerte de que una editorial editase y publicase mi novela, lo que me hizo sentir muy satisfecha, un sueño cumplido. Pese a ser consciente de que el mundo literario y editorial es una carrera de fondo, en ocasiones tengo momentos que me llevan a un estado de impaciencia. Miro a escritores famosos y no tanto, que tienen visibilidad, tanto ellos como sus obras y sin quererlo, de manera inconsciente, tiendo a compararme con ellos, lo que me lleva a veces a un bloqueo que, aunque momentáneo, me paraliza sin saber por donde tirar. Después digo que lo importante es seguir y emplearme en pro de mi meta. La mente genera pensamientos que nos desvían de nuestro verdadero camino, ahí radica la importancia de darse cuenta. Debemos pensar que cada uno tiene su momento y su oportunidad, que todos somos especiales y en eso creo. Uno de mis lemas es “lo que crees lo creas” y eso lo haces tú, sin tener que compararte con nadie porque nadie puede andar su camino con calzado ajeno.
    Un cordial saludo amigos

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑

%d bloggers like this: