Cansado de Intentar?

“A 211 grados, el agua está caliente. A 212 grados, hierve. Y con agua hirviendo, sale vapor. Y con vapor, puedes impulsar un tren.”

S. L. Parker – Autor

Alguna vez has sentido que estás dando vueltas? No importa lo que hagas o cómo lo hagas; nada parece moverse en la dirección que esperabas. Hacemos las cosas correctas y seguimos los pasos que sabemos que lograrán los resultados que queremos, pero nunca sucede nada.

Una y otra vez nos colocamos en posiciones en las que deberíamos ver los resultados que queremos en nuestra vida, pero sin embargo, nada parece cambiar. Cuanto más intentamos y más trabajamos, más parece que otros avanzan por delante de nosotros.

Es evidente que hay algunos que no hacen lo que hacemos o trabajan tan duro como nosotros. No hacen un esfuerzo adicional y sin embargo, parece que llevan todo el impulso. Es como si todo les fuera inmerecidamente bien.

Sabemos que el trabajo duro trae resultados. Sabemos que la coherencia, la dedicación y la determinación compiladas acumulan un impulso que es una fuerza a tener en cuenta una vez que se rompe el umbral de la inmovilidad al movimiento.

Nada se moverá ni cambiará su estado actual hasta que se aplique la fuerza opuesta. Lo que estaba en reposo de hecho, comenzará a moverse según Issac Newton. El agua a 211°F es simplemente agua caliente, pero el agua a 212°F comienza a hervir.

38 años, un hombre inválido se sentaba y esperaba en un lugar donde esperaba que llegara su milagro sanador. Se presentaba todos los días, esperaba pacientemente el momento preciso. Siguió todos los protocolos para recibir lo que era su milagro, pero de alguna manera siempre se quedaba corto. “Un día tarde y un dólar corto” dirían algunos hoy.

Todos a su alrededor siempre estarían un paso por delante de él, apresurándose a tocar el agua del estanque después del angel y recibían su milagro. Una vez más el salió vacío. Nunca se rindió ni dejó de aparecer. Repitió el proceso y siguió las instrucciones culturales durante 38 años.

Hasta que un día rompió el umbral cuando se encontró con Jesús. Conociendo la condición del hombre, le preguntó si quería mejorar. Lo único que podía hacer era presentar su queja sobre cómo todos los que lo rodeaban se apresurarían a llegar antes que él. Jesús lo sanó por mandato de su palabra en ese mismo instante.

Los pequeños cambios rara vez parecen lógicos, pero con el tiempo, un pequeño cambio marca la diferencia. Un grado alterará el estado del agua. Un grado de desvío es suficiente para alterar la dirección de una aeronave a lo largo de su vuelo.

Si aún no ha visto resultados, siga trabajando. Siga componiendo los elementos para acumular la fuerza suficiente para romper el umbral de dónde está y dónde quiere estar. Si se rinde, es posible que esté tirando la toalla demasiado pronto.

No sabes si todo lo que necesitas es un grado más para alterar todo el resultado. Depende de ti, “Quieres ser sano?” 

Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: Quieres ser sano?

Juan 5:6

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑

%d bloggers like this: